A la espera de los resultados del 27 de octubre, el organismo internacional ensaya una propuesta que requerirá reformas.
El Fondo Monetario Internacional esperará a conocer el resultado de las elecciones presidenciales y luego le ofrecerá al próximo jefe de Estado la finalización formal del acuerdo stand by y su eventual reemplazo por uno de “facilidades extendidas”.
“El stand by entró en stand by” definió una fuente del organismo financiero. El desafío de repetirse los resultados de las PASO es que Alberto Fernández buscará negociar un acuerdo fuera de los manuales: un plan de pagos extendido en el tiempo sin nuevos desembolsos y sin presiones en el corto plazo.
La idea del FMI de negociar un “upgrade”, según los términos del organismo, de un stand by a un “extended facilities”, es el proyecto que originalmente impulsaba el director interino y proximo número dos del FMI, David Lipton; incluía reformas: la previsional, laboral y una reestructuración generalizada de las prioridades de gasto público.
Por su parte el vocero del fondo, Gerry Rice, inisistió en que no habrá "una solución rápida" para la crisis.
Rice se refirió a la situación argentina en las habituales conferencias de prensa de los días jueves. "Debido a la compleja situación y la incertidumbre política ha sido difícil avanzar rápidamente" en el país, sostuvo el funcionario. También señaló que es "incorrecto" interpretar que se haya "congelado" la relación del FMI con Argentina hasta las elecciones, pero luego reconoció que "no será fácil encontrar una solución rápida".
El FMI abandonó al gobierno de Macri después de haber impuesto un programa de shock de ajuste fiscal y monetario que hundió a la economía en la peor crisis desde el estallido de 2001. Como hizo en aquel caso, ahora el organismo se corre y descarga toda la responsabilidad en las autoridades nacionales que fueron en busca de su ayuda.

Fuente consultada: Ambito.com

0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs