La agencia de noticias asiáticas CGTN, comenta en un informe, las acusaciones del presidente Donald TRUMP sobre la caída del yuan y la afectación al movimiento financiero y productivo de EEUU.
El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha calificado a China como un país manipulador de divisas por primera vez desde 1994. Esto luego de que el yuan chino se depreciara a sólo siete unidades por dólar estadounidense el 5 de agosto, lo que constituye su nivel más bajo desde mayo de 2008.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó en Twitter que China habría devaluado su moneda hasta alcanzar casi un mínimo histórico, sugiriendo que la Reserva Federal de Estados Unidos debe tomar represalias mediante la depreciación del dólar.
Por su parte, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, no tardó en calificar también a China como un manipulador de divisas. El Departamento del Tesoro manifestó que trabajará con el Fondo Monetario Internacional contra lo que llama "una ventaja competitiva injusta generada por las últimas medidas de China".

Entretanto, el valor del dólar estadounidense sufrió una caída, lo que llevó a los precios del oro a su mayor nivel en seis años. También cayeron los futuros del índice Standard & Poor's 500 en más de un punto porcentual, lo que indica que los inversionistas esperan que Wall Street abra el 6 de agosto con pérdidas adicionales.
El Banco Popular de China atribuyó la caída al impacto de las tarifas e insiste que no manipuló el valor del yuan. Un yuan devaluado torna más baratas a las exportaciones chinas y compensa la aplicación de tarifas sobre productos hechos en el país asiático, tales como los iPhones. Pero, al mismo tiempo, supone una carga extra sobre los agricultores estadounidenses, quienes ya se han visto golpeados por las tarifas chinas sobre cultivos de exportación como la soya. Un yuan devaluado encarece sus productos agrícolas.
El conflicto aún no da señas de resolverse pronto. Estados Unidos está dispuesto a imponer incluso más tarifas sobre los productos chinos, con el propósito de limitar los efectos de lo que considera prácticas injustas de comercio de parte de China. Sin embargo, China niega rotundamente estas acusaciones.
0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs