La corrida cambiaria le sirvió al aún presidente Macri para cargar culpas por los resultados electorales a la ciudadanía argentina, al favorecer en las PASO a la oposición encabezada por la fórmula presidencial de Alberto y Cristina Fernández en el Frente de Todos.
Una dotación de candidatos a las bancas legislativas que lideraran en el Congreso de la Nación y una Provincia de Buenos Aires que escupió sobre la propagandística de Eugenia Vidal, al decidirse por Axel Kicillof y su compañera Magario.
Los distritos provinciales mayoritarios, también presentaron enormes diferencias entre los más votados y los dirigentes impuestos por el macrismo que por estas horas considera el ejercicio electoral como un desafío a la autoridad imperial del sistema financiero en una pulseada sin parangón en la historia nacional.
Con claridad meridiana el dirigente nacional del Partido Justicialista, Luis Gioja sobre el encono de Macri y los mercados financieros en Argentina, dijo: "La conferencia de prensa del presidente Macri no ha hecho otra cosa que confirmar nuestras peores sospechas sobre los meses venideros.
Estamos tan absortos como lo está la ciudadanía. Atónitos, escuchamos que la culpa de este lunes negro en los mercados es por el voto de los argentinos.
Una y otra vez, casi obsesivamente, el presidente habló del “mundo”. Esa idea de “mundo” es la que lo ha llevado a cometer serios errores en las relaciones exteriores de nuestro país, poniendo en jaque a nuestra soberanía y con nulos resultados macroeconómicos: no hubo lluvia de inversiones ni luz al final del túnel.
Tres años y medio de ajuste, devaluación, inflación, pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, cierre de Pymes y más; encuentran lejos de la autocrítica a un gobierno cuyo único reflejo fue acudir al Fondo Monetario Internacional.
Ahora después del claro mensaje de los argentinos y las argentinas que fueron a votar con esperanza, el presidente pretende y busca endilgar responsabilidades políticas en la oposición y en aquellos que no aceptan el “cambio” que propuso desde 2015.
Por todo esto le pedimos al oficialismo, responsabilidad. El delicado momento que atraviesa el país requiere estar a la altura, con las declaraciones, pero sobre todo con los hechos" comentó públicamente José Luis Gioja, Presidente Partido Justicialista Nacional.

Alberto Fernández y la mirada sobre la economía

Por sus palabras, ya se anticipa el eje del sistema económico que la oposición le propone a los argentinos, con vistas a las elecciones generales de octubre. Así el líder de la oposición electoral, públicamente dijo: “No hay que elegir entre los chicos y los jubilados. Son las dos cosas. El 80% de los jubilados cobra la mínima y el 33% de la jubilación la destinan a medicamentos. Lo que tenemos que hacer es cambiar la política económica”. En declaraciones a medios de prensa, el lunes por la noche, el candidato con mayor cantidad de votos argentinos en las PASO, mencionó: “Para que Macri termine el mandato el 10 de diciembre y para garantizar la institucionalidad argentina el primer defensor voy a ser yo. Lo que se necesita es que Macri haga lo que tenga que hacer para que el país esté un poco mejor” acotó “No quisiera imponer un discurso único en el que todo se iguale, pero sí creo que todos tenemos recuperar el respeto al otro". El análisis del triunfador de las PASO, Alberto Fernández, expresó “El poder te lo dan con la misma facilidad con la que te lo sacan porque el poder nunca es de uno, es de la gente. Por eso uno de los propósitos que tengo para los próximos cuatro años es no hacer personalismo de ningún tipo” “Me toca el turno de ser candidato a presidente. No es un tema que me asuste porque conozco el campo en el que voy a jugar. Desde lo personal es muy gratificante que uno de cada dos argentinos nos haya elegido. En esa elección también reivindicaron la política” agregó.
Fernández, también dedicó algunas frases a sus competidores menos votados y en ese sentido, recordó a Roberto Lavagna del Frente Consenso Federal, sobre quien, declaró “¿A qué presidente no le gustaría tener a Lavagna de Ministro de Economía? Es uno de los hombres más virtuosos que he conocido, le presentás un problema y te trae tres soluciones. Lo que no sé es qué quiere hacer Lavagna”
Durante la entrevista que mantuviera con periodistas del oficialismo macrista, Fernández, opinó “Sólo quiero que los argentinos dejen de sufrir. Pero yo soy sólo un candidato, no pasé la primera vuelta ni fui electo. ¿Cómo piensa Macri que lo puedo ayudar si él está orgulloso de los cuatro millones de pobres que generó? “Lo que más me preocupa es ver que el presidente reafirma el rumbo y está desbocado y enojado con la realidad. Porque el gobierno tiene una enorme dificultad para resolver los problemas que enfrenta y no solo eso, sino que los empeora" arremetió en un programa televisivo denominado, Corea del Centro.

Un discurso oficial sobre la culpa ajena

Dice Macri en el registro de la historia argentina; «la elección de octubre va a ser una buena oportunidad para demostrar que el cambio continúa» «estamos convencidos de que tenemos muchas cosas para proponer todavía». «Esta elección es un mensaje y nosotros lo escuchamos. Hay bronca acumulada de todo el proceso económico muy duro que atravesamos. Lo entendemos y estamos acá para seguir trabajando» mencionó frente a periodistas convocados en la tarde del lunes negro que se abatió en el territorio luego que las elecciones dieron un final anticipado a la gestión pro financista de Cambiemos en la ya maltratada economía del cono sur.
Al referirse sobre la performance electoral de sus oponentes, triunfadores en estas Primarias; endilgó Macri, sin reparos a las consultoras que contrataron para la tarea de idear alguna tendencia pre electoral; «los encuestadores «fallaron porque finalmente la gente toma sus decisiones a última hora, eso es lo que explica el error tan grande de las encuestadoras, y es lo mismo que puede pasar en octubre».
Su interpretación sobre el comportamiento de la moneda estadounidense en los mercados de valores de la Argentina, fue aún más preocupante que el propio comportamiento del sistema financiero: «hemos tenido un día muy malo» y «estamos más pobres que antes de las PASO». «Nos ha pegado muy fuerte el aumento del dólar con todas las consecuencias que eso tiene, como todo lo sabemos» «instruí al equipo económico para que prepare todas las medidas necesarias para cuidar a los argentinos, haciéndonos cargo de nuestra tarea para que el proceso electoral no castigue aún más a los argentinos» «Vamos a hacernos cargo, pero las cosas así no van a mejorar porque el problema mayor que hoy tenemos los argentinos es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad en el mundo, no tiene la confianza necesaria para que la gente quiera venir a invertir al país» anticipó.


Lo que siguió a partir de estas declaraciones fue una suerte de amenaza pública a la ciudadanía para que no vote a la oposición, tal y como se hizo este domingo 11 de agosto.

Voceros de la derrota

La oficialista Elisa Carrió del partido macrista Coalición Cívica, exigió a su candidato derrotado, que desde la Presidencia, otorgue un rescate a las PyMes y suba el mínimo no imponible para el pago del Impuesto a las Ganancias, esta "asesoría" económica de una socia del espacio aliancista de Cambiemos, fue una de muchas muestras de desesperación del oficialismo nacional. Junto a ella, trataron de calmar los ánimos, Eugenia Vidal y otros operadores del cambio, no obstante, con el discurso del Presidente derrotado, la tarea les resultó infructuosa.

0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs