Un informe del CEPA - Centro de Economía Política Argentina, detalla la preocupante crisis que atraviesa el sector pasivo en el país.


Para el año 2019 las proyecciones (INDEC1) indican que 6.983.377 habitantes de nuestro país son personas de 60 años y más (15,5%), siendo 43% varones y 57% mujeres. Es decir, la calidad de vida de los adultos mayores afecta a buena parte de nuestra sociedad de manera directa y al resto, indirectamente.
Luego de tres años transcurridos de la gestión del actual gobierno resulta cada vez más evidente la situación de retroceso y deterioro de las condiciones de vida de las personas mayores, quienes día a día ven disminuir el poder adquisitivo de sus jubilaciones, lo que afecta notablemente su capacidad de compra de bienes de consumo básicos.
Sin lugar a dudas, en el marco de este contexto desfavorable, la problemática en torno a los medicamentos adquiere mayor relevancia. En este sentido, al mismo tiempo que PAMI recorta sus prestaciones y disminuye la cobertura de medicamentos, se registra una tendencia preocupante de incremento sostenido de los precios de venta de los mismos.
Evolución de los precios de los medicamentos. Existen diversos estudios que alarman sobre el incremento sostenido de los precios de los medicamentos. Esta situación se agrava y resulta aún más preocupante si se centra la mirada en aquellos medicamentos que son consumidos con frecuencia por las personas mayores.
Adicionalmente, se ha llevado adelante la finalización de la moratoria previsional reemplazada por una pensión universal de los adultos mayores (PUAM) de menor cuantía (80% de la jubilación mínima), imponiendo por ley la disminución de la movilidad jubilatoria, e implementando la reducción de la cantidad y calidad de alimentos en la canasta del programa ProBienestar.

Evolución de los precios de los medicamentos

Existen diversos estudios que alarman sobre el incremento sostenido de los precios de los medicamentos. Esta situación se agrava y resulta aún más preocupante si se centra la mirada en aquellos medicamentos que son consumidos con frecuencia por las personas mayores.

Adicionalmente, se ha llevado adelante la finalización de la moratoria previsional reemplazada por una pensión universal de los adultos mayores (PUAM) de menor cuantía (80% de la jubilación mínima), imponiendo por ley la disminución de la movilidad jubilatoria, e implementando la reducción de la cantidad y calidad de alimentos en la canasta del programa ProBienestar.

La jubilación mínima actual, desde diciembre de 2018, asciende a $ 9.309, mientras que entre marzo y septiembre de 2015 el importe de la misma alcanzaba los $ 3.821, es decir, que el aumento del periodo mayo de 2015 a diciembre de 2018 suma 143,6%. Sin embargo, la inflación de los medicamentos para ese mismo periodo ascendió a 244,3%,llegando algunos medicamentos esenciales a superar el 540%.