Se trata del documental “Escuela bomba, dolor y lucha en Moreno”, de Juan Mascaró. Su entreno ya había sido confirmado por las autoridades, pero cambiaron de opinión. No será proyectada este jueves en el Cine Gaumont, ni en ninguna de las salas pertenecientes al INCAA- 
"El 29 de julio, desde la Gerencia de Exhibición del INCAA, nos informaron que no se programará en el Cine Gaumont el film “Escuela bomba, dolor y lucha en Moreno”, escribió el director Juan Mascaró en su red social. El argumento: “la película no fue producida por el Instituto de Cine”.

De esta manera relató Mascaró y el equipo de realización del film lo sucedido, y a la vez invitó a la prensa y al público a la proyección de la obra en el día y horario en que debería haber sido estrenada: el jueves 1 de agosto, a las 20, en las puertas del Cine Gaumont, Av. Rivadavia 1635, Ciudad de Buenos Aires:

"Este documental pone sobre la mesa un tema incómodo: la desinversión y el desinterés por la escuela pública en la Provincia de Buenos Aires y todo el país, que se cobró las vidas de la docente Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez en la explosión de la Escuela 49 en Moreno, hace casi un año.

Apoyo de la RED DE CINEASTAS ARGENTINOS
"El cine pierde x 2
En el Colectivo de Cineastas nos encontramos en una semana ceñida por el número DOS.
Una semana que se suponía de festejo en nuestra asociación: dos compañeras logran, después de varios pares de años, estrenar sus películas. “Esa película que llevo conmigo” de Lucia Ruiz y “La huella de Tara” de Georgina Barreiro tienen sus estrenos en el cine Gaumont y en la sala Lugones, respectivamente.

En cambio nos anoticiamos de dos sucesos que machacan al ya vapuleado cine argentino. El primero es el cierre del cine Bama, que es tanto consecuencia de la gestión económica nacional del actual gobierno, como también de la falta de políticas a largo plazo en la exhibición cinematográfica, ausente quizás desde la sanción de la Ley de Cine en 1994. 
El gobierno actual intensifica su sometimiento politico-económico y en la industria cinematográfica esto se traduce en cierre de salas y de distribuidoras argentinas medianas- dejando el negocio de exhibición y distribución en manos de empresas extranjeras que invaden pantallas con sus producciones en detrimento de nuestra cultura- y en la cartelización de la producción local en grandes productoras a través de un plan de fomento restrictivo. El plan es claro.

El segundo suceso es la censura que sufre la película "Escuela Bomba" que tenía fecha de estreno en el cine Gaumont este 1/8 y fue dada de baja sorpresivamente. La película denuncia como la desinversión y desinterés por la escuela pública en la Provincia de Buenos Aires y en todo el país, se cobró dos vidas: la de la directora Sandra Calamano y la del auxiliar Rubén Rodríguez en la explosión de la Escuela Nº 49 del Barrio San Carlos, en Moreno el 2 de agosto de 2018. Realizada en tiempo record y sin apoyo del instituto de cine, la película fue privada de su exhibición antes de las elecciones. El plan, nuevamente, es claro.

Desde el Colectivo de Cineastas decimos BASTA de ajuste, BASTA de censura, BASTA de impunidad. Justicia por Sandra y Rubén."


0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs

Puede interesarte