“POLÍTICA DE HAMBRE EN SALTA” Desde la presidencia del CNPI exponen sobre la lucha constante en el Chacosalteño contra la violación de los DDHH

El Consejo Nacional de Política Indígena ha manifestado recientemente “La realidad de una situación que se transforma en una constante dentro de las costumbres argentinas, es la distribución de bolsones de mercadería como método específico de asistencialismo y clientelismo del político de turno.

En Salta, asistimos a la peor degradación de nuestra condición de humana, viendo cómo alguien preparado para defender o proteger derechos de los más vulnerables, se transforma en abogado del demonio.

El caso es de Silvina Vargas, ministra de Desarrollo Social de la Provincia que junto a su equipo de profesionales, han formado un grupo de abogados dedicados al maejo de una caja de ayuda social en la Provincia”

En el análisis emanado desde el CNPI, destacan “De los 2.090 millones de pesos finales destinado a la cartera, unos 632 millones se destinan a municipios, 596 millones son para la secretaría de Políticas Sociales; 481 millones tienen como destino la secretaría de Primera Infancia, Niñez y Familia y 115 millones para la secretaría de Asuntos Indígenas.

Este presupuesto sin actualizaciones de otras asignaciones que recibe la cartera fue en parte el legado de lo que dejó la gestión anterior a Silvina Vargas, abogada y activa militante radical de los valles en Cafayate.

El botín de 150 millones de pesos que figura en ítems del presupuesto para pueblos indígenas, es una burla al momento de figurar estos datos como ejes para; seguridad alimentaria; desarrollo y fortalecimiento de la economía social como puente hacia el trabajo; políticas de primera infancia, cuidado para la niñez y adolescencia con eje en el territorio y la comunidad; políticas de protección social y desarrollo económico en el marco de las consecuencias por la pandemia; el pleno desarrollo comunitario de la población originaria y la población rural vulnerable y asegurar la transversalización de las políticas de género, igualdad y diversidad.

Con horror vimos que la administración de estos recursos que deberían está en manos de los representantes electos democráticamente por el voto Originario en toda la provincia, están en manos de abogados no Indígenas, que desconocen absolutamente todo sobre pueblos originarios cómo Marcelo Córdova y Luis Almaraz.

Y con peor asombro nos encontramos con la información pública de que el área de Asuntos Indígenas del ministerio de desarrollo social de Silvina Vargas se apoderó del manejo y administración de todo lo relacionado a pueblos indígenas sin consulta ni participación de los representantes reales de Instituto Provincial de Pueblos Indígenas IPPIS.

La contundente prueba de los interminables delitos en esta realidad no para de aparecer en cada tema que tocamos, la sorpresa de que 632 millones de pesos son utilizados aproximadamente en ayuda a Municipios por ayuda social específica nos deja totalmente desesperados por saber cuánto destinan al municipio de Santa Victoria Este que es absolutamente indígena, como así también desconocemos la cifra definitiva de Coparticipación Municipal que recibe la intendencia Wichí”

LA POBREZA COMO NEGOCIO POLÍTICO

Agregan desde ese Consejo Nacional; “Con tantos millones de presupuesto ejecutado durante los últimos 2 años y asignaciones complementarias de actualizaciones que se utilizaron en favor de luchar contra la pobreza y marginación de los pueblos indígenas del norte de Salta, los más vulnerables del país, deberíamos imaginar que los problemas y necesidades de los descendientes de los primeros habitantes o pobladores del territorio no sufren de nada.

Pues nos equivocamos, son los más olvidados y manipulados en todo sentido, sufren hambre, desnutrición, falta de agua, energía eléctrica, vivienda y luchan por sobrevivir con un sistema de salud que fue regenteado por senadores diputados y punteros políticos de la zona”

UNA SITUACIÓN QUE SE AGRAVA CON EL DESASTRE AMBIENTAL

No es para menos, las alertas generadas por el CONSEJO NACIONAL DE POLÍTICA INDÍGENA, pues consideran que “En estos días la posible CONTAMINACIÓN del río Pilcomayo dejó ver la vergüenza de los Salteños que administran estás específicas realidades, dado que les enviaron 5 mil bolsones de sobras de alimentos a las más de 30 mil familias que sufrieron durante años hambre, desnutrición, deshidratación, tuberculosis y la pandemia.

La vergüenza no existe a la hora que se exhibe públicamente como trofeo de los responsables por el  ministerio de Desarrollo Social de Salta, el reparto de las sobras para unas cuantas familias, elegidas por ellos, como prioridad en el reparto, en su condición empleados, figuran en los listados con funcionarios subordinados a los políticos de la zona”

A las familias más necesitadas les llega la desquiciada distribución, direccionada a generar mayor daño, de un bolsón con mercadería que alcanza para 7 personas del grupo familiar y que durará 1 -mes- y medio.

En declaraciones a la prensa, pobladores y caciques de Santa Victoria Este, aseguran que la cruel realidad es de público conocimiento  y que incluso hay medios de prensa se encuentran en la zona como cazadores de la desgracia de los más pobres del país. Esta espectacularización de la pobreza se da en el lugar -a nivel país- que sin dudas necesita de la mayor ayuda posible.

MERCADERES DEL HAMBRE Y DE LA MUERTE

Desde el Consejo Nacional de Política Indígena (CNPI), nos informan que la lucha es constante con muchísimas violaciones de derechos humanos, delitos de trata y narcotráfico, olvidos y desidia con responsables conocidos en toda la provincia”

“Los wichis son el único Pueblo orgullo nacional y de identidad que nos dan ejemplos de vidas, luchamos con ellos a la par y conocemos toda la realidad del territorio” aseveró Daniel Segovia, presidente del CNPI.

La verdad de los hechos es extremadamente puntual porque hay responsables de esta realidad quienes cargan con cientos de fallecidos; niños y mujeres indígenas cuyo clamor es por justicia e igualdad.

Amerita que todos los argentinos de bien se unan para luchar contra los mercaderes de la política del hambre y la muerte, concluye la observación del CNPI.

 

Bibliografía

https://opinionfrontal.com/politica/la-politica-del-hambre/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *