DESPUÉS DE LAS PROHIBICIONES: EL GOBIERNO ENVIARÁ AGUA POTABLE Y ALIMENTOS A WICHIS Por la contaminación del Pilcomayo y hasta tanto se conozca científicamente los riegos ambientales, darán contención social.

SNI dio en el clavo. Después de compartir las preocupaciones de pobladores indígenas, el Ministerio de Desarrollo Social, actuó.

No hay coordinación ministerial, ni un plan de contención, ni siquiera un conocimiento territorial de las realidades de los Pueblos Originarios, en medio de una catástrofe ambiental, la que comenzó con la deforestación, desertización y ahora contaminación de los ríos por la intensa actividad minera fronteriza.

La ciudadanía rural, en especial, la indígena, expone constantemente el asedio de los que son víctimas sobre sus recursos vitales, como el bosque nativo, el agua, la fauna y el territorio. El corrimiento de su dominio espacial por los patrones de la soja que con un alto nivel de violencia, los exilian de sus propios terrenos, pues cada vez más sacrifican el monte para generar el “yuyo” que levanta el dólar blue.

Así, en la fiereza y la bestialidad de lo que sucede, se suma ahora, la contaminación con metales pesados, del Pilcomayo y la consecuente condena al hambre de las comunidades ribereñas.

Comunicado del Gobierno

Nos preguntamos por qué esperan la llamada de atención desde la prensa, si tienen que estar atentos a la planificación por área, para actuar con coherencia y sentido común ante lo que parece un imprevisto pero que ciertamente, no lo es. Recién posterior a lo publicado por este medio, se informa el envío de los módulos alimentarios. Cabe aclarar que sabemos están enviando permanentemente una exigua ayuda a las comunidades indígenas, no desconocemos tal “asistencia”, como tampoco ignoramos que la misma pasa por punteros o laderos políticos que sólo comercian con estas ayudas mínimas y lejos de ser las mismas una solución definitiva al hambre extremo que afecta a las infancias originarias, cumplen con el deleznable objetivo de comprar voluntades. Nos preguntamos sobre ¿qué tipo de persona hay que ser para agitar un pedazo de pan frente al moribundo de hambre? Y la respuesta es evidente; el tipo de persona, capaz de negociar con quien nada tiene.

“Desde el lunes, agentes del Ministerio de Desarrollo Social están realizando la entrega de módulos alimentarios a comunidades originarias de Santa Victoria Este. La semana que viene se continuará con el operativo.” publica este sábado la web oficial del Gobierno, movilizada por lo que se comenta en las comunidades indígenas sobre la discrecionalidad para recibir los alimentos de modo imperioso. Los mecanismos de implementación de dichas entregas y las prebendas que constituyen quienes actúan en nombre de funcionarios o funcionaria pública, que, de modo cabal, no funcionan.

 A raíz de los hechos de público conocimiento en la zona del Pilcomayo, desde la secretaría de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social se mantiene permanente contacto con el municipio y referentes zonales para coordinar las asistencias. Igualmente se trabaja con las comunidades para refuerzo de abastecimiento de agua a través de los canales pertinentes con la Secretaria de Asuntos Indígenas. La semana que viene se continuará con el operativo en el municipio de Santa Victoria Este” oscurecen más de lo que aclaran, respecto a las cuestiones planteadas, pues la propia Secretaría mencionada, selecciona a quiénes les llegará el alimento imprescindible.

“Asimismo, desde la secretaría de Asuntos Indígenas informaron que durante la semana estuvieron trabajando articuladamente con las comunidades aledañas al río Pilcomayo para informar y concientizar sobre los riesgos que supone en este momento el uso y consumo de agua de dicho río, hasta tanto recursos hídricos informe el estado del Pilcomayo.

De las acciones participaron la Secretaria de Políticas Sociales, Jorgelina Bellagamba; la coordinadora de ésta área Dolores Montarce, junto al director del Programa Focalizados, Paul Homs” queremos creer que lo sucedido en territorio, en cierta medida, obedece al desconocimiento capitalino sobre las prioridades que tienen los Pueblos Originarios, pues las articulaciones expuestas por el Gobierno, son en la práctica de un negacionismo ilógicos, dejando afuera a las autoridades indígenas elegidas por los propios delegados originarios, e insistiendo en el manejo y disposición de recursos imprescindibles, como los alimentos de un modo político, no humanitario.

Segunda Ronda

Desde el lunes pasado, que se inició la segunda ronda de asistencia alimentaria a familias Originarias de Santa Victoria Este, ya se cumplimentó entrega de módulos alimentarios a las comunidades originarias de la zona de Santa María, El Hito I, El Hito II, la zona montaraz hasta El Desemboque, así como las circundantes a Alto La Sierra. En tanto que la próxima semana se prevé realizar los operativos en comunidades cercanas al pueblo; las aledañas a La Puntana y en las comunidades ubicadas sobre la ruta 54 hasta Misión La Paz.

Contención alimentaria

El Programa Focalizado de la Secretaría de Políticas Sociales, tiene por objetivo la entrega de contención alimentaria destinada principalmente a familias originarias con niños de entre 6 meses a 7 años, embarazadas a partir del tercer mes, personas con discapacidad y adultos mayores” detalla el Gobierno mediante las áreas mencionadas.

“Las distribuciones se realizan en el marco de articulaciones con municipios y Salud, para profundizar el abordaje estatal. Durante las mismas también se brinda información a las familias destinatarias del refuerzo, para que puedan hacer un buen uso de los productos que integran el Programa, buscando un mejor aprovechamiento de los alimentos.

Además, agentes estatales del ministerio de Desarrollo Social, continúan la recorrida por diversas comunidades para el monitoreo la situación sociosanitaria de las familias” concluyeron.

LA SITUACIÓN DEL PILCOMAYO DESDE LA MIRADA BOLIVIANA

Entre los principales referentes de las comunidades indígenas, circula la siguiente información: “Con respecto al aviso del Gobierno de Salta indicando que no hay que consumir agua, ni pescar, consumir peces o bañarse, disculpen mi opinión al respecto, pero pienso es que el gobierno está exagerando mucho. La contaminación todavía no llegó a Villamontes. Todavía no hay resultados de los estudios en Bolivia”

“Lo que hay que saber es que el río siempre viene con un poco de contaminación de las minas.

Los estudios que se hicieron en el pasado, con derrames mucho más graves que el actual, muestran que hay que filtrar el agua y se puede comer la carne del pescado asado sin problemas. Lo que no hay que comer son las agallas y los huesos, porque ahí se concentran los metales pesados.

Los metales pesados se adhieren a los sedimentos (a los granitos de tierra en suspensión), no se ionizan con el agua ni quedan “flotando”. Por eso con el filtraje o la decantacion del agua es suficiente.
Por otro lado, no se ha constatado nunca que afecten a la piel, por lo cual no debería recomendarse no bañarse en el río. Para pescar se entra al agua” dicen los mensajes circulantes.

“Esas recomendaciones fueron elaboradas sobre la experiencia de la epidemia de cólera de 1996 y causó grandes trastornos y fue motivo de violaciones a los derechos humanos por parte de las autoridades de control. Todo eso está en la memoria de la gente que vivió aquella época y este aviso que hace el gobierno reflotar aquella mala experiencia, causando temor, antes que actitudes preventivas” les detallaron contactos bolivianos.

En tanto, trascendió que “desde el puente Misión La Paz y todos los años se llenan de palos y nunca lo limpian y cuando crece el agua se inunda todo así está laburando la anfibia”

Desconocer oficialmente los planes ambientales de la actividad minera boliviana es hacer una declaración de abandono territorial que no pasa desapercibida para los otros países y esos “descuidos” se pagan, caro.

Bibliografía

Fuentes consultadas: https://www.salta.gob.ar/prensa/noticias/se-entregaran-5-mil-modulos-alimentarios-en-santa-victoria-este-y-se-coordina-el-refuerzo-de-agua-potable-84083

https://infopais.com.ar/mineras-bolivianas-contaminaron-el-rio-pilcomayo/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *