Demandan a la CIA por espionaje a Assange Imputaron al ex titular de la agencia, Mike Pompeo

Existen pruebas para afirmarían que violaron el derecho constitucional a la protección de las conversaciones confidenciales del creador de WikiLeaks, incluso dentro del territorio de la embajada de Ecuador.

Los abogados estadounidenses de Julian Assange, demandaron a la agencia de inteligencia CIA y su exdirector Mike Pompeo, acusandolos de haber grabado sus conversaciones y copiado el contenido de sus teléfonos y ordenadores.

Los letrados y dos periodistas que se sumaron a la acción judicial, todos estadounidenses, denuncian que la CIA violó el derecho constitucional a la protección de las conversaciones confidenciales, en este caso con Julian Assange, que es australiano.

La agencia estadounidense obtuvo colaboración de la empresa de seguridad contratada por la embajada ecuatoriana para espiar al fundador de Wikileaks, sus abogados, periodistas y otras personas con las que se reunía.

Assange fue extraído por la policía británica en 2019 de la embajada de Ecuador en Londres donde se encontraba asilado desde 2012. Actualmente está encarcelado en Belmarsh, cerca de la capital británica.

El 17 de junio, el gobierno británico anunció que firmó el decreto para su extradición a Estados Unidos, una decisión que fue recurrida por la defensa de Assange.

Estados Unidos le acusa de publicar documentos militares y diplomáticos estadounidenses en 2010 relacionados con las guerras de Afganistán e Irak, unos cargos por los que podría ser condenado a hasta 175 años de prisión.

Robert Boyle, el abogado que representa a los demandantes, asegura que el espionaje a los letrados de Assange implicaría que “se ha viciado, si no destruido” el derecho del fundador de Wikileaks a un juicio justo.

“La grabación de reuniones con amigos, con abogados y la copia de la información digital de sus abogados y amigos vicia la persecución penal porque ahora el gobierno conoce el contenido de esas comunicaciones”, dijo Boyle a los periodistas.

“Tiene que haber sanciones, llegando hasta la desestimación de esos cargos, o el retiro de una solicitud de extradición en respuesta a estas actividades flagrantemente inconstitucionales”, añadió.

La demanda fue presentada por las abogadas Margaret Ratner Kunstler y Deborah Hrbek, y los periodistas Charles Glass y John Goetz. Todos visitaron a Assange cuando vivía en la embajada ecuatoriana en Londres, que le otorgó asilo político antes de retirárselo años después.

La demanda cita a la CIA, al exdirector de la agencia y exsecretario de Estado de Estados Unidos Pompeo y a la compañía de seguridad Undercover Global y su director ejecutivo, David Morales Guillén.

Sostiene que Undercover Global, que tenía un contrato de seguridad con la embajada, se apropió de la información de sus dispositivos electrónicos y se la facilitó a la CIA.

Además colocó micrófonos alrededor de la embajada y envió grabaciones, así como imágenes de cámaras de seguridad, a la CIA. Esto viola las protecciones de privacidad de los ciudadanos estadounidenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *