SALUD Advierte del alto índice de cáncer en cabeza y cuello registrado en Salta El quinto más frecuente en varones salteños y décimo en la lista de esta enfermedad en mujeres.

Con motivo de conmemorarse el día por la lucha y prevención de esta oncopatología, el Ministerio de Salud provincial, alertó a la población sobre las causas y los síntomas.

Agua con alto contenido de arsénico, consumo de alcohol y tabaco, son parte de las causas por las que aparecen los tumores malignos en la zona de la cabeza y cuello.

Los tumores malignos que afectan a esta parte del cuerpo son causados, en su mayoría, por factores externos.

El 27 de julio es el Día Mundial contra el Cáncer de Cabeza y Cuello. Bajo esta denominación se agrupan los tumores malignos que aparecen en la cabeza y en la región del cuello, como senos paranasales, nasofaringe, amígdalas, paladar blando, base de la lengua, garganta, laringe, mucosa de la boca, encía, paladar duro, lengua, base de la boca y glándulas salivales.

Se excluyen de este grupo los tumores de la piel, cerebrales, del sistema nervioso y de tiroides.

En general, un cáncer de cabeza y cuello suele diagnosticarse alrededor de los 50 años, aunque en la nasofaringe y glándulas salivales pueden aparecer antes. Se considera que es el quinto más frecuente en varones y el décimo en mujeres.

En Salta, la incidencia del cáncer de cabeza y cuello es alta, debido al hidroarsenicismo, que provoca el consumo de aguas contaminadas con arsénico, como también al alto índice de alcoholismo y tabaquismo.

El virus del papiloma humano (VPH), que tiene incidencia en el cáncer de cuello de útero, también incide en el cáncer de cabeza y cuello, por lo que es muy importante prevenir esta patología, para la cual existe vacuna incluida en el Calendario Nacional de Inmunización, que se aplica en dos dosis a varones y mujeres a los 11 años de edad.

Causas

Contrariamente a lo que ocurre con otros tipos de cáncer, los de cabeza y cuello surgen, principalmente, debido a factores externos. Entre ellos, se señalan como principales al alcohol y el tabaco.

·         El consumo de alcohol aumenta en un 5% el riesgo de desarrollar cáncer de laringe, la región baja de la garganta, amígdalas, paladar blando y base de la lengua. Si, además, la persona fuma, el riesgo es mayor.

·         Fumar tabaco incrementa el riesgo de cáncer de pulmón, pero también las posibilidades de desarrollar tumores en la cavidad oral, garganta, laringe, amígdalas, paladar blando, etc.

Otros factores de riesgo son:

·         Déficit de vitaminas, fundamentalmente A y C

·         Higiene bucal deficiente

·         Prótesis dentales mal ajustadas o no controladas

·         Infecciones. Se relaciona la infección por el virus de Epstein-Barr (VEB) con el carcinoma de nasofaringe y la infección laríngea por el virus del papiloma humano (VPH) con carcinoma de células escamosas.

·         Exposición a radiación ultravioleta. Personas que trabajan al aire libre sin protección son propensas a tener cáncer de labio inferior.

Síntomas

La manifestación de los tumores varía según su localización. Se deben considerar signos de alarma:

·         Disfonía o cambios en la voz durante más de 15 días

·         Dificultad para tragar

·         Aparición de bultos en el cuello

·         Dolor o irritación en oídos o garganta

·         Sangre en la saliva

·         Dificultad para respirar

·         Llagas en la boca

·         Manchas blancas o rojas en zona de la boca

·         Bultos en el labio, boca o cuello por debajo de la mandíbula

·         Problemas y dolor al tragar y masticar

·         Alteraciones en la voz

·         Taponamiento de oídos

·         Sangrado de la nariz u obstrucción en la ventilación nasal

La detección temprana de los tumores aumenta la posibilidad de cura o de frenar la progresión de la enfermedad. Los tratamientos, dependiendo de cada caso, pueden incluir quimioterapia, radioterapia o cirugía.

Si una persona detecta alguno de los síntomas mencionados, debe consultar de inmediato con un médico o un odontólogo, en hospitales o centros de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *