FALLECIÓ EL BEBÉ DEL INTENDENTE WICHÍ ROGELIO NERÓN Una experiencia dolorosa que afecta a las comunidades del norte salteño.-

Los padres que presencian las muertes de sus hijos pasan por un dolor indescriptible. Sin embargo, ésa es la realidad de los Pueblos Originarios, en un mundo donde se intenta humanizar a la sociedad ante las infancias sufrientes.

Mientras lucha por defender y proteger a su pueblo, el intendente Wichí, ROGELIO NERÓN, trasunta la pérdida de su hijo. Un embarazo con complejidades médicas, llevó a su esposa a esta situación luctuosa.

El líder wichí, acompañando a su familia, como todo un estoico guerrero indígena dio sepultura a su bebé, en estas escenas que se repiten en el Chacosalteño. Un pequeño cajón, entra en la tumba cavada por las propias manos de su comunidad. Así, unido a su pueblo en igual dolor que el padecido por tantas madres y padres de las comunidades indígenas y en silencio, Nerón despidió, la breve vida de su vástago.

Los hombres rodean el breve y diminuto féretro. Rogelio Nerón es un hombre de fe que pasa por el mismo dolor que su pueblo ante las muertes de niños y niñas en el Chacosalteño. Todos son uno, hermanados en la realidad doliente de los Pueblos Originarios.

La lucha continúa por los derechos de todos los niños del pueblo más pobre del país, con un intendente herido, golpeado, triste que se erige desde una cruel realidad de la pobreza para lograr junto a los suyos, la vida digna que merecen los Pueblos Originarios.

Los Pueblos Originarios se reconocen como hermanos y hermanas. El yo indvidual no existe, el yo colectivo es el modo que mejor explica cómo se puede existir en comunidad. Así conmueve la imagen de una tumba pequeña, preparada por los hermanos wichís que junto a Nerón despiden al bebé del Intendente indígena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *