Vivir en un asentamiento: Exclusión y Represión

Hoy, compañeras de la Asociación de Derechos Humanos Coca Gallardo, junto con compañerxs de ADIUNSa, fuimos al asentamiento que está en la Ampliación de Parque La Vega. Las fuerzas policiales que permanentemente están rodeando el lugar, luego de las fotos “pertinentes” a nosotros y los vehículos en los que nos movilizábamos, nos pidieron identificarnos. Llevamos mercadería para el merendero que funciona diariamente y atendiendo a la necesidad de volver a reaprovisionarse que nos hicieron saber algunos delegados. Carpas y alimentos almacenados fueron destruidos en la violenta represión del pasado 25 de agosto. Eso sin contar los heridos y lesionados, varios de los cuales aún sufren secuelas. Como ejemplo, el señor que recibió 16 impactos de balas de goma, está con un cuadro febril que hace suponer que tiene alguna infección en sus heridas…..Escuchamos el relato de los protagonistas de lo que intentó ser una cacería, con la infantería disparando indiscriminadamente balas de goma, gases lacrimógenos y alguna bala de arma reglamentaria que nos fue exhibida como prueba…junto con los cartuchos de gas y perdigones…
En el lugar hay actualmente más de 2500 personas, de las cuales alrededor de 800 son niñxs. El asentamiento está dividido en sectores, cada uno de los cuales tiene sus delegados. Tienen un merendero en el que preparan comida para todos, una “enfermería” donde atienden las emergencias compañeras que son enfermeras o estudiantes y que están asentadas. Los referentes señalan que no han recibido ninguna respuesta a sus pedidos. Que el censo de las familias que están en el lugar y que ellos realizaron fue desestimado y también su propuesta de que sea el Instituto de la Vivienda el que realice el censo. Manifiestan temor por las declaraciones de funcionarios nacionales como Massa y de diputados provinciales que impulsan quitarles la AHU y el IFE a los que están asentados. Y señalan que muchoxs de los que trataron de inscribirse en el plan de la provincia “Mi Lote” fueron rechazados y otrxs no pueden realizarlo por falta de conectividad.
Una mención especial para lxs niñxs que viven en el asentamiento. Excluidxs totalmente del sistema. Educativo y el otro. El que fija las reglas y las condiciones de vida de los Nadies. Ellos no reciben clases virtuales. Ellos viven permanentemente con el miedo que supone la presencia policial amenazante que los rodea. Ellxs sufren el frío inclemente , la falta de espacio en las pequeñas carpas en que se refugian, ellxs tienen espacios acotados para jugar, ellxs no se alimentan con lo que debieran….. Para estos excluidos del sistema, no hay protección, ni respeto a sus derechos humanos, Sólo escarmiento y represión. Y las burlas ignominiosa de legisladores que votan la adjudicación de terrenos fiscales a empresas privadas como IMAC o a escuelas privadas y propician quitarles beneficios como el IFE y la AUH y el IFE.
Contamos para nuestro humilde aporte con la colaboración de Nenina Lescano de Familiares de Detenidos-Desaparecidos, de ADIUNSa y del diputado nacional Juan Emilio Ameri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: