Presos, contagios, libertades y golpe mediático

El debate de actualidad es el que se generó por noticias falsas emitidas por empresas mediáticas opositoras al gobierno nacional, al que le endilgaban la intencionalidad de liberar presos en el contexto de la pandemia.

“Estoy harta de todo hartazgo de que, cada vez que hablamos de cárceles, muchos me tiren con asesinos y violadores, como si en la cárcel SOLO hubiera asesinos y violadores.
Entonces, fui a buscar datos. Es fácil. Sólo hay que poner en Google: SNEEP.

Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena. Total nacional, Servicio Penitenciario Federal, provincias:

http://saij.gob.ar/estadisticas-ejecucion-de-la-pena

Busqué específicamente las estadísticas del sistema federal. La cárcel de Devoto es federal. Acá están. Lo último que hay es de 2018, bastante reciente:

InformeSNEEPSPF2018

Entonces, hice un simple relevamiento: ¿Cuántos acusados por homicidios y violaciones hay en un total de, a 2018, de 13.358 personas alojadas en cárceles federales? Y digo “acusados”, porque de ese total, el 57 % todavía no está condenado, así que puede ser inocente.

Pues bien:
Homicidios dolosos: 781
Delitos contra la integridad sexual: 742 (desde graves a leves, graves, 629)
Robos, tentativas de robo, hurtos y tentativas: 5093
Infracción a la ley de drogas: 5358

Conclusión: DEJEN DE PENSAR QUE LA CÁRCEL ESTÁ LLENA DE MONSTRUOS ASESINOS, FEMICIDAS Y VIOLADORES.


La cárcel está llena de gente que comete delitos contra la propiedad o que se droga, o que vende cantidades mínimas de estupefacientes como modo de ganarse la vida.

¿Eso me parece bien? No.

¿Me gusta que roben un celular, una casa, un auto? No.

¿Me gusta que vendan droga? No.

En la inmensa mayoría de los casos, mandarlos a la cárcel no sirve para nada. Lo que necesitarían es trabajar, o tener un proyecto de vida, o atención médica.

Pero esa es otra discusión.

Ahora estamos viendo cómo podemos hacer que disminuya el hacinamiento carcelario, que muchas de esas personas se vayan a su casa, porque están en situación de riesgo, o porque ya cumplieron el tiempo de condena necesario para obtener libertad condicional

No somos tarados ni locos quienes trabajamos en estos temas. No nos gusta la violencia, ni el dolor. No queremos que el resto de la sociedad se sienta temerosa o insegura. Solo, conocemos a esas personas que muchos de ustedes ven como monstruos. Y sabemos que no lo son.

O, al menos, no lo son la inmensa mayoría de ellos. Algunos, sí, por supuesto, como una parte de la gente que vive en mi barrio es horrible. Hoy, en un intercambio en tuiter, un tipo deseó que a mi nieto, que tiene 9 años, “lo mate un chorrito”.

Yo sé que ninguna de las personas que conocí a lo largo de mi vida en la cárcel, ni las que represento ahora, jamás podrían desearle eso a un ser humano.
Dense ustedes la oportunidad de dudarlo, al menos.

Y, agrego: que nadie entienda que quienes están condenados por delitos graves carecen de derechos. En mi mundo ideal, que es el mundo de un Estado democrático, TODOS y TODAS tienen derechos, aunque hayan cometido delitos graves. Solo intento explicar que son lxs menos.

Agregado 2: para quienes decían que esas cifras son de cárceles federales y de “delitos federales” (ya expliqué que no solo), van datos similares de PBA, sobre 49716 hechos/personas:
Homicidios dolosos: 5749
Delitos Contra integr sexual: 5335
Robo/Hurto: 22380

AUTORA: CLAUDIA CESARONI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: