LA UTEP DENUNCIA AL MINISTERIO DE DESARROLLO EN SALTA

“LA FARSA DEL MINISTERIO DE DESARROLLO” Escribe a nuestra redacción, el dirigente social Rodrigo García, quien en la misiva compartida a continuación, explica el maltrato del Ejecutivo salteño, hacia las organizaciones sociales.

El Ministerio de desarrollo social convoco a una reunión a las organizaciones sociales el pasado miércoles 8 de abril. Algunos espacios fuimos notificados ese mismo día y otros tantos ni siquiera recibieron la invitación.
Lamentamos que el llamado no se haya hecho público a todas las organizaciones sociales que sostienen las barriadas de nuestra provincia, creemos que esto es un claro gesto político que demuestra el poco interés que tienen los funcionarios en coordinar políticas para la población más golpeada por la cuarentena.

La ministra Figueroa dijo estar preocupada por la crisis social, pero solo se mostró interesada en que las organizaciones sociales expliquemos cómo venimos trabajando en los comedores y merenderos de la provincia, si cumplimos con las normas sanitarias y con el aislamiento social.
“Los referentes están muy abiertos y estamos muy dispuestos a trabajar en equipo”, expresó al ser consultada por la reunión.
Sobre la primera instancia del proceso de articulación, detalló que consiste en que los Movimientos brinden información sobre sus tareas, cómo las llevan adelante, con qué dificultades se encuentran a la hora de cocinar y cómo se concreta la distribución de los alimentos.
“Pensar en este equilibrio delicado entre la expansión de un virus y la asistencia alimentaria, es una actividad que tenemos que hacer entre muchos actores”.

Las organizaciones planteamos que nuestra principal problemática es que la demanda de alimentos se vio triplicada y en algunas zonas hasta cuadruplicada, pero no obtuvimos respuesta alguna, solo que por parte de la provincia, no hay comida para entregar en los barrios.

Solo se ofrecieron barbijos “hasta donde puedan” y se nos pidió que seamos las organizaciones las que confeccionemos o compremos mascarillas.

¿Sabrá la señora ministra que la primera dificultad que enfrentan las organizaciones es la falta de comida?

¿Cómo pensará la ministra que las organizaciones sostenemos diariamente comedores y merenderos en toda la provincia?

¿Sabrá la ministra que depende de su Ministerio que las familias salteñas no pasen hambre?

Ante nuestro reclamo de que hace dos meses no se entregan la mercadería de los merenderos y comedores, Figueroa prometió volver a entregar alimentos, pero en las mismas cantidades que antes de la crisis actual, sin ninguna contemplación.

Cuando le dijimos que desde la municipalidad capitalina no se toman cartas sobre el asunto, lo reconoció. ¿Tendrá la voluntad política de abrir canales de diálogo para brindar soluciones en los barrios?

Vemos con muchísima preocupación la desorientación general que muestran las autoridades salteñas ante la crisis social que atraviesa la provincia. No se conformó un comité de crisis, hace dos meses se dejaron de entregar alimentos, nos citan a una reunión para decirnos que no hay comida, la propuesta formal es armar un grupo de WhatsApp donde sólo ellos, que son los administradores, pueden emitir mensajes, será que la idea del diálogo es esa? ¿Que solo hablen ellos y no se expresen las necesidades de los barrios?

Llamamos a los gobernantes salteños a tomar con seriedad la crisis social y sanitaria que atraviesa la provincia. Vemos cada vez más comprometida la situación alimentaria de miles de salteños y a los gobernantes sin reacción alguna. Las necesidades alimenticias de las familias desbordan todas las estructuras de nuestras organizaciones, es hora de profundizar el compromiso estatal.

Una vez más pedimos tener un diálogo efectivo. En ésta, que quizás sea la peor crisis del siglo, no podemos tener una gobernación que no pueda ni siquiera abastecer de alimentos a los comedores y merenderos en los barrios.

Exigimos a las autoridades municipales y provinciales tomar medidas urgentes respecto a la crisis alimentaria de miles de salteños.

Si los funcionarios públicos provinciales se ven superados por el momento histórico, siempre es bueno poder reconocerlo o dar un paso al costado, de lo contrario están empujando a todos los salteños a una crisis humanitaria estructural, similar a la que se vive ya en el Chaco salteño.

MOVIMIENTO DE TRABAJADORES EXCLUIDOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *