Omisiones dolorosas: Carolyn Salim conoció de la vida una de las virtudes mejores, poseer una familia inmensa compuesta de buenas personas. Todo inició con sus padres. Hace poco, su papá falleció, dejando para ella y todo el clan, un historia llena de buenas acciones y glorias deportivas.

En memoria, el Gobierno local, hizo una mención especial del Gran Boxeador y sin invitar, ni avisar a la familia del homenajeado, hicieron uso de su imagen. Un error grosero de protocolo o una mala acción innecesaria de lo que podría haber sido motivo de orgullo para todos.
Pese a esto, ningún organismo oficial, ofreció ni las explicaciones al caso y menos aún las disculpas a las personas afectadas.
Hay que entender, el respeto por las personas es insubordinable y reconocer que la memoria de los que no están es siempre el tesoro de los seres queridos que quedan.

A través de la docente y artista, Carolyn Salim, a quien consultamos sobre lo sucedido; SNI pudo constatar que ningún miembro de la familia, había sido ni siquiera avisado del homenaje que sucedió esta semana. Vergüenza ajena es lo que nos motivó a acompañarlos con estas breves y humildes líneas para que queden en el registro de la historia internauta.

El periodista Raúl Ramirez, como palabras póstumas, del gran Farid Salim, dijo: "El salteño Farid Salim fue campeón argentino profesional de peso mediano entre 1960, cuando venció a Juan Carlos Durán en un torneo selectivo y 1962, año en que decidió su retiro del boxeo.

Era titular de la división e imbatido, hasta que el 28 de enero de 1961 llegó a Mar del Plata por primera vez y en el Estado Bristol fue vencido, cuando nadie lo esperaba por el marplatense Mario Tarsetti. Meses después, el 12 de agosto del mismo año en el Luna Park, Salim sin exponer su corona, se tomó amplio desquite de Tarsetti al que superó con total claridad. Costaba imaginar -para quienes no vieron la primera pelea entre ambos- como hizo Tarsetti para ganarle al entonces campeón en esta ciudad.

Familia de deportistas y profesionales

Previo al segundo choque con Tarsetti, Salim se presentó en el Bristol ante el entrerriano José Cáceres, al que venció por KOT en el segundo round. Vino acompañado por dos de sus hermanos y todos ellos quedaron impresionados por la belleza y pujanza de Mar del Plata, a la que no conocían. Farid, que en el campo aficionado fue dos veces campeón argentino, campeón latinoamericano y campeón rioplatense, se quedó unos días en esta ciudad y respondiendo a una invitación visitó con sus acompañantes la redacción de LA CAPITAL. Fue así como conocimos detalles familiares que nos asombraron.

De ascendencia siria

Dijimos entonces que los Salim "pasarán seguramente a la historia de nuestro deporte por varios motivos muy particulares. Por correctos, numerosos y por algo más -además de los lazos familiares- que los une en común: varios de ellos además de haber practicado deportes, principalmente el boxeo, se han recibido o estudian para médicos o carreras afines".

No sabemos que será hoy de la vida de los Salim, pero volviendo a la nota que publicamos hace 48 años tras la visita de Farid y sus hermanos Héctor y Mario, supimos que estos últimos eran odontólogos y que el campeón -por entonces con 24 años- había suspendido sus estudios de medicina en segundo año.

La familia la integraban 11 hermanos: 8 varones y 3 mujeres. De los ocho, 5 se habían dedicado al boxeo. Elías, nacido en Siria, Mario, Farid, Héctor y Román. Otro de los hermanos, Farat Siré, que estuvo radicado 8 años en Europa, era abogado y los dos restantes también eran profesionales: Jorge y Elías, farmacéuticos.

El padre de los Salim -don Salomón- nació en Siria, vino a la Argentina y se radicó en Salta donde nacieron sus hijos, con excepción de Elías (sirio) y Jorge (brasileño), que nació en Brasil durante un viaje de sus padres.

Un padre deportista

En aquella visita a LA CAPITAL, los Salim refirieron que el amor por el deporte les fue inculcado por su padre. "Actualmente -dijeron en aquel año de 1961- nuestro padre tiene 72 años y nadando o jugando a la pelota o paleta nos supera a todos".

Por lo que pudimos saber se trataba de una familia unida que disfrutaba de la felicidad que los acompañaba. En cuanto a las tres hermanas mujeres, además de maestras, eran profesoras superiores de piano".

A más de cuatro décadas de aquella entrevista, recuerdo que los Salim -a quienes acompañaba el director técnico Héctor Nesci- nos dejaron excelente impresión. Tanto Farid como Héctor, enamorados de Mar del Plata dijeron que de ser posible vendrían a radicarse aquí. Pero esa aspiración no llegó a concretarse. Hoy no conocemos ningún detalle sobre la familia Salim.

Farid y su campaña

En aquel lejano 1961, Farid Salim sólo había sido vencido por Tarsetti, registrando un empate y un triunfo sobre Ubaldo Francisco Sacco, oportunidad en que el salteño retuvo su título argentino. Inició su carrera en 1959 y la concluyó en 1962, tras su derrota por puntos en Estados Unidos ante el local Willie Mc Clure, decidiendo entonces abandonar su corona de peso mediano. En Nueva York, Salim realizó sus 4 últimos combates, logrando dos triunfos y perdiendo en dos ocasiones. El único argentino que lo venció fue el marplatense Tarsetti. Salim, nacido el 8 de setiembre de 1936 obtuvo como profesional 29 victorias, 2 empates y perdió en tres oportunidades.

Falleció el 22 de agosto de 2018 y fue nombrado especialmente en una gala del deporte, con patrocinio del Gobierno local, como si no tuviera familiares, amistades, ni afectos dignos de abrazar su memoria.

0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Breadcrumbs

Puede interesarte