La comunidad wichi Misión Chaqueña se encuentra acampando como acto de protesta en la plazoleta céntrica IV Siglos. Allí al menos 75 personas adultas, junto a unos 4 pequeños, están a la espera que las autoridades gubernamentales cumplan con las peticiones de índole educativo, sanitario, alimentario y viviendas, entre otros reclamos ciudadanos, que fueron puestos en público a través de este acampe.

Primero fue la designación compulsiva realizada por la Ministra de Educación Analía Berruezo, quien sin tomar en mayor consideración, el desempeño de una maestra de la comunidad, otorgó el cargo directivo a una persona foránea que además no cumple con la enseñanza bilingüe. Es conocido que la funcionaria provincial, desconoce a la lengua nativa, como un idioma a ser respetado, pues ella considera que en las escuelas pùblicas deberían ser sólo el inglés, el idioma a impartir.

Pese a esto, las comunidades originarias bregan por la resistencia ante la cultura hegemònica y es por ese motivo que las escuelas son allí un centro cultural de vital importancia. No obstante, los principales referentes y dirigentas de la comunidad, en esta ocasión, hicieron conocer las agudas privaciones que están pasando los pobladores y ciudadanas del Chaco Salteño, como consecuencia del desmonte para favorecer a los negocios agroexportadores que tienen como figura central a miembros del gabinete provincial y nacional, respectivamente.

Desde que están en la ciudad, duermen a la intemperie soportando los días de intenso calor y las tormentas. El hambre fue apenas mitigado por la acción solidaria de vecinos, vecinas y la campaña que para ello desplegaron también periodistas capitalinos. Aún así, las personas de la comunidad, debieron ser atendidas por médicos de hospitales pùblicos ante cuadros clínicos agravados por las condiciones en las que se hallan ahora, pero también por las privaciones sanitarias que viven en su lugar de origen.

Aunque fueron recibidos en reuniones con miembros del gabinete Ejecutivo provincial, las demandas justas y razonables que plantearon no fueron solucionadas y por la desatención manifiesta de estos funcionarios, tampoco hay vistas de que solucionen algo. Los pedidos abarcan desde el primigenio reclamo educativo, hasta cloacas para la Misión Chaqueña. 

Desalojados de una vereda cubierta

Esta situación que se visibiliza en pleno centro citadino, deja expuesto los prejuicios que se profundizan hacia las culturas nativas. Tal el caso que la Policía local, no permitió a las personas del acampe, guarecerse de la lluvia que cayó en la mañana del jueves 10 de enero, llegando incluso a poner bajo el agua, las pocas pertenencias que traen en este viaje de protesta, las más de 70 personas adultas. Una conducta innecesaria e indignante de atropello a los derechos humanos de las personas más vulnerables.

 

0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs